Si sos usuario frecuente de memorias USB entonces ya sabés lo problemático que pueden resultar estos pequeños dispositivos. No es inusual que presenten errores cada tanto, pues suelen estar expuestos a virus informáticos y demás riesgos, lo que hacen que cuidarlos sea indispensable.

En mi experiencia, uno de los errores más comunes es el de protección contra escritura, que no permite al usuario modificar de ninguna manera su dispositivo, haciéndolo inútil. Por eso se me hizo necesario aprender a formatear una memoria USB para resolver este problema fácilmente sin tener que sufrir mucho a causa de esto. ¡Es más sencillo de lo que cabría esperar!